PENAL

En el proceso penal se distingue entre procedimientos ordinarios y procedimientos especiales.

Los ordinarios son los que están previstos para el enjuiciamiento de todo tipo de infracciones criminales; y los especiales son los establecidos para el enjuiciamiento de hechos punibles concretos o con relación al enjuiciamiento de determinadas personas.

PROCEDIMIENTOS ORDINARIOS

Se distinguen tres procedimientos ordinarios:

 – El procedimiento ordinario por delito graves, a través del que se enjuician los delitos castigados con pena privativa de libertad superior a 9 años.

 – El procedimiento penal abreviado, para “el enjuiciamiento de los delitos castigados con pena privativa de libertad no superior a 9 años, o bien con cualesquiera otras penas de distinta naturaleza, bien sean únicas, conjuntas o alternativas, cualesquiera que sea su cuantía o duración”

 – El procedimiento para el juicio sobre delitos leves, para el enjuiciamiento de aquellas infracciones que la ley castiga con penas leves (art. 13. 3º CP), teniendo esta consideración las recogidas en el artículo 33.4º CP.

PROCEDIMIENTOS ESPECIALES

Se clasifican atendiendo a si la especialidad, viene determinada por el sujeto investigado o según el tipo de delito.

Los procedimientos penales especiales por razón del objeto son los siguientes:

 – El procedimiento por injurias y calumnias contra particulares.

 – El procedimiento por delitos cometidos por medio de la imprenta y otros medios mecánicos de publicación.

 – El procedimiento por delitos atribuidos al conocimiento del Tribunal del Jurado.

 – El procedimiento para el enjuiciamiento rápido de determinados delitos, del 795 lecr, que son menos graves y en los que se presume que la instrucción será sencilla.

 – El proceso por aceptación de decreto, del art 803 de lecr

Otros procedimientos especiales, previstos no para el enjuiciamiento de delitos, sino con otros objetivos serían:

 – El procedimiento de “habeas corpus”, que tiene por objeto conseguir la inmediata puesta a disposición judicial de una persona detenida ilegalmente.

 – El procedimiento de decomiso autónomo.